sábado, julio 23, 2005



Surya Namaskar (Para Principiantes)

SENTIRSE BIEN

Hoy en día suele decirse que todo es discutible, que todo es relativo y no hay nada absoluto. Y seguro que en esto hay algo de verdad, pues esta actitud preludia la flexibilidad mental y el diálogo entre las personas.

Sin embargo hay objetivos que son buenos para todos de modo incondicional. Estamos hablando de la necesidad de sentirse bien.

Podemos llamarle como queramos, alcanzar paz, armonía o sentirse agusto dentro de la propia piel independientemente de lo pasado, del futuro y de las circunstancias del momento. Sentirse bien para sentirse luego mejor, pues el bienestar tiene diversos grados y puede ir en aumento. Alcanzar la serenidad y la atención para expandir estas buenas sensaciones a nuestro alrededor, en un orden de maneras, de costumbres y de cosas, y para establecer estas premisas como puente de comunicación y entendimiento con las personas de nuestro entorno.

Sentirse bien, por tanto, no es algo egoísta, pues nos permite una generosidad dentro de nuestro bienestar para transmitirlo también a las personas que conocemos. Y nos dota de una claridad mental y una paz emocional y sentimental que mejora nuestro trato con los otros.

Seguro que hay diversos buenos medios, pero el Yoga, al menos el que practico y conozco es sin duda un instrumento óptimo no sólo para sentirse bien, sino para sentirse muy bien.


LA ASANA PERFECTA

El Yoga es un instrumento para que todas o la mayoría de las personas puedan desarrollar sus propias condiciones y posibilidades.

La asana perfecta es la que nos hace sentirnos bien: bien en el momento y bien como consecuencia. Nuestro objetivo no es que nuestra posición corporal se parezca a las fotos de los libros. Más bien estos modelos de las fotos harían una buena función si sirvieran de referencia a quien está llegando ahora a la prácitca del Yoga y necesita un apunte o guía.

La comodidad, la firmeza y la estabilidad que experimenta el yogui es un logro progresivo que se va adquiriendo con los años de práctica.

Mi experiencia como alumno y como profesor me sugiere que, quien está comenzando con el Yoga, en ocasiones puede sentir la necesidad de aprender además de las asanas un orden para practicarlas. La secuencia de asanas o ejercicios dentro de la prática es lo que se conoce en sánscrito como “Viny” o “Vinyasa”, y constituyen un modelo de lo que puede ser una sesión de Yoga. Más adelante, con el tiempo de práctica y de aprendizaje se podrán ir comprendiendo las razones que inspiran tales secuencias de asanas.

La sucesión de asanas más conocida es la salutación al sol o “Surya Namaskar”. En realidad existen varios tipos de salutaciones al sol, según escuelas o dentro de la misma escuela. Aquí presentamos la que, dentro de nuestra tradición, conocemos como tipo a y tipo b. Es básico respirar durante el ejercicio y que cada movimiento acompañe bien a una inhalación o exhalación.

Es importante que el desarrollo de las asanas y sus secuencias sean explicadas y supervisadas por una persona que previamente haya realizado durante años tal aprendizaje. En cualquier caso sirva esta hoja como referencia. Más que hacerlo perfecto, hacerlo lo mejor que uno pueda. Ese es el objetivo.

1 comentario:

gómez losada dijo...

hola amigo joaquín, me alegro mucho de que hayas inaugurado blog. te tengo en favoritos para leerte.
hasta pronto, feliz última semana de julio

miguel