domingo, noviembre 06, 2011

11, 22, 1000

Hola a tod@s.

Esta tarde de domingo y descanso no quiero plantearos ningún acertijo numérico. Ni mucho menos.

Tan solo compartir la Magia de lo Santo.

Ayer, con otros/as 10 amigos/as, recorrimos la ruta al Castaño Santo de Istán que hace unas semanas nos propuso nuestro querido Emilio (ya "cazi" sureño).

Este grupo de senderismo, nacido de la mano de Rafa, ha iniciado el año activo. Hace una semana visitamos el refugio de Poqueira en las Alpujarras, respirando aire a 2000 y pico metros de altura y, como os contaba, ayer visitamos el viejo Castaño Santo.

La ruta discurre por un alcornocal recién descorchado, que nos recibió con sus troncos rojos y renovados. El aire limpio, la tierra húmeda, la umbría fresca, la solana reconfortante y la compañía... como el aire y la solana.

Durante el recorrido, supongo que embriagado por mi percepción, imaginé (también pedí) que el Castaño nos daría alguna sorpresa... decirnos algo... y que, en agradecimiento, le propondría al grupo un sincero abrazo que le trasmitiera eso que dicen los abrazos sinceros.

Pero claro... decían que era tan grande que igual no lo abarcábamos. Nosotros éramos “sólo” 11.

Me “cachis”... igual no llegamos.

Sólo puedo hablar por mí pero durante nuestra estancia a su lado hubo un momento de silencio en que sí escuché su mensaje. Un momento de quietud y conexión. Hice mi propuesta y nos dirigimos al tronco...

Cuantas veces he escuchado eso de que "todo está bien". Creo que es cubana la frase de que "lo que sucede, conviene".

¿Para qué fuimos 11 seres? ¿Para qué necesitábamos 22 brazos? Lo imagináis ¿no? Eso es. Para abrazar 1000 años de historia.

Gracias


2 comentarios:

Lola dijo...

Que lindo Post ^^, !!

hay que abrazar lu bueno ;)
saludos Lola.

http://verdaderoamor-one-love.blogspot.com/2011/11/el-amor-y-la-distancia.html

Joaquín García Weil dijo...

Bien, senderistas. Por favor, no olvidéis subir las próximas convocatorias de "Mountain Meditation" al blog.